El ludismo

En 1779 un tejedor inglés conocido como Ned Ludd destruía un telar mecánico como protesta contra la introducción de maquinaria en los procesos productivos. Este hecho plantó los pilares de un movimiento revolucionario que se desarrolló fundamentalmente entre 1800 y 1830 y cuyo principal objetivo era luchar contra la maquinaria que quitaba el trabajo al obrero.

Mientras el germen del movimiento se dio en la industria textil de la mano de Ludd, los trabajadores del campo encontrarían la figura del líder en un tal "Capitán Swing" y dirigieron su ira contra las trilladoras.

El momento álgido en Inglaterra fue en 1811 y 1812, donde los altercados fueron reprimidos duramente por el gobierno, llegando a sentenciarse a muerte a decenas de ludistas. Poco después, mientras el movimiento se apagaba en su país de origen, los altercados se extendieron por Europa (Francia, Bélgia, España y Alemania).

Estos movimientos sociales tuvieron un escaso éxito ya que se centraban sólo en atacar a la maquinaria y no el origen de sus problemas: las precarias condiciones laborales. Con el tiempo, más allá de los desordenes espontáneos y caóticos en las industrias textiles y agrícolas, las protestas fueron organizándose cada vez más y dirigiéndose contra los empresarios y dueños de las fábricas en vez de contra los medios de producción. De hecho esto sucedía a la vez que se creaban los primeros sindicatos obreros.

Si bien en nuestro mundo el ludismo fue un movimiento que a duras penas llegó a la primera mitad del siglo XIX, en un mundo steampunk encapsulado en una sempiterna Revolución Industrial, cabe pensar que los ludistas no se rindieron tan pronto y siguieron activos durante todo el Siglo XIX, por lo que serán un elemento a tener muy en cuenta.

Apoyados por los sindicatos obreros, anarquistas, políticos de izquierdas o directamente las masas populares, los ludistas pueden ser héroes revolucionarios que luchan contra la maquinaria opresora del estado en todas sus formas.

Otra posibilidad es que pueden ser vistos como fanáticos y terroristas con diverso grado de influencia sobre la sociedad. De hecho, si los jugadores son los propietarios de las fábricas e industrias víctimas de sus ataques, los ludistas serán claramente sus antagonistas.

Por otro lado, en aventuras basadas en las intrigas políticas, el ludismo (junto con otros movimientos sociales) puede ser la herramienta perfecta para personajes jugadores y no jugadores.

---
Fuentes:
http://www.claseshistoria.com/movimientossociales/m-ludismo.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Ludismo

2 comentarios:

  1. Bueno, de eso se trata, de dar ideas... es más, uno de los Lites que tenemos en la recámara tiene en este movimiento anti-máquina uno de sus pilares.

    ResponderEliminar