Un apunte sobre porfiria




Según un estudio del profesor en Ciencias Naturales, Sir George  Dolphin, miembro del muy honorable Royal Sciencie Society,en su trabajo Porfiria, licantropía, vampiros, y hombres lobo (RSS 1895),  dice que la porfiria, también llamada “Vampirismo”, es un extraño trastorno de transmisión familiar (genético lo define científicamente) que provoca ampollas en el cuerpo de quienes la padecen cuando existe exposición a la luz solar. Parece ser que es una producción anómala de la sangre, que según dicen puede ser contagiosa y que si que sus consecuencias son fotosensibilidad, un deseo incontrolable de sangre (debido a una fuerte anemia), desagradables mutilaciones en las que orejas y nariz, los labios deformados, el retraimiento de las encías (lo que provoca que los dientes, sobretodo los caninos, colmillos, parezcan mucho más grandes), una palidez casi cadavérica y, finalmente, altera la personalidad del individuo, haciendo que pierda la cordura poco a poco hasta no ser más que una bestia hambrienta y rabiosa. Aunque pueden tener mucha fuerza, sus cuerpos y su salud es muy débil y acostumbran a vivir pocos años una vez la enfermedad se manifiesta del todo. Es por todo ello que los afectados son llamados malditos o vampiros, nada más lejos de la realidad.


En su teoría Dolphin alega que la creencia de la existencia de vampiros puede tener su explicación científica en la porfiria, ya que esta enfermedad hacen parecer a un ser humano como la viva y terrorífica imagen del las leyendas medievales sobre Vlac Tepes, El Empalador, un príncipe rumano del siglo XV, de la zona de Transilvania, cuyo sobrenombre Drácula era debido a que era hijo de Vlac Dracul y su séquito de cortesanos, últimamente más conocido en los diarios británicos como El Conde Drácula. Transilvania actualmente está dentro del Imperio Austrohúngaro.

Transilvania

  
Europa en 1890


Sir Burt Minorrot.

Member of Royal Sciencie Society.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada